(Ficha de personaje) Quentin Navas - Todos somos normales

Personaje #7.
 El sanador 




Quentin Navas

Rol en la historia: Excelente padre, buena influencia en general.
Ocupación: Cocinero y propietario de un pequeño restaurante/posada.
Edad: 38
Raza: Humano común


Descripción física:
  • Cabello negro cenizo. Liso y puntiagudo.
  • Dientes caballunos. Cara redonda.
  • Ojos café claro. 
Personalidad:
  • Moderado, en control de sí mismo
  • Extrovertido, servicial
  • Compasivo
  • Valiente
  • Comprensivo
  • Conoce y aprovecha sus capacidades
Hábitos/Gestos:
  • Suele ser muy moderado y bajo ninguna circunstancia sube la voz; no hace movimientos bruscos ni abusa de su fuerza.
  • Sigiloso.



Trasfondo:
Excelente anfitrión/mesero/cocinero. Padre abnegado. Separado de su esposa desde hace cinco años.
Él y su esposa (Laura) están enamorados como el primer día, pero sus objetivos no son compatibles. Ella no se siente bien en un pueblo sin visitantes y tiene una cadena turística que administrar lejos de ahí, tal y como soñó desde el colegio; él prefiere estar aquí, en el sitio en que crecieron, porque es un buen lugar para su hijo. Apenas si se ven cuando ella aparece (en sus pocos días libres) a visitarlos a él y a su hijo.
En lugar de ser chef en un restaurante mundialmente famoso, tiene una pequeña posada-comedor frecuentada por diversos locales y uno que otro foraneo que llega cada largo tiempo.

Conflicto: No va a decirlo nunca -literalmente- y no lo nota nadie más que su hijo, pero lo cierto es que él se siente muy sólo: quisiera irse con Laura y a menudo siente envidia de los padres que interactuan con sus hijos de forma normal.



Notas:
  • Su posada/comedor se llama “Pequeño Laberinto”, derivado de “El Laberinto” que era el hotel de Laura en la ciudad dónde él estaba a cargo del restaurante de cuatro estrellas que estaba por ganar la quinta. Da igual, porque siempre se refieren al establecimiento como “dónde don Quentin”
  • La forma en que cumple con el concepto de "Sanador" la mantendré en secreto por que es relativamente spoiler.


Llorar es un acto de limpieza.  ~Dionne Warwick

(Ficha de personaje) Pablo - Todos somos normales

Personaje #6.
Tema músical: Ministry of Magic - "Don't Leave"




Pablo Meza

Rol en la historia: Spoooilers.
Ocupación: Estudiante. Aprendiz de Cornelia.
Edad: 17
Raza: Mago nato



Descripción física:
  • Alto y larguirucho, acaba de dar el estirón, después de ser el más pequeño de la clase.
  • Piel color nogal oscuro.
  • Ojos café muy oscuro, cejas gruesas, pestañas cortitas.
  • Dientes irregulares, su rostro es más o menos caballuno.
Personalidad:
  • Tiene un pensamiento pobre (no negativo, pero sí deprimente) de sí mismo y del mundo.
  • Cree que hay bondad en todos, pero también maldad, y que elegirán el mal cada vez que sea más cómodo; quizá es por eso que suele mantener una distancia segura de casi todos. 
  • Cuando forma vínculos es... demasiado intenso, dedicado y exigente.
  • Aunque se siente inapropiado para cualquier tarea, sabe que TIENE que cumplir todo a lo que se comprometa.
  • Pesimista… excepto que eso no es razón para no intentar, si no para empeñarse más.  Introvertido..
Hábitos/Gestos:
  • Se sobresalta con prácticamente todo… pero posiblemente está sobreactuando.



Transfondo:
Después de doce años de ser el hijo perfecto, Pablo comenzó a dar problemas. Sus padres consideraron todo tipo de explicaciones, desde un enamoramiento temprano, hasta una enfermedad, pasando por estrés y drogas.
Pero en los cuatro años siguientes, no hizo más que empeorar, obsesionado con temas que a ellos les sonaban como ocultismo. Y sí se informó sobre ocultismo, pero también sobre otras posibilidades más científicas. Él buscaba respuestas para los síntomas que no le había contado a nadie.
Las encontró en Dos inviernos, hace menos de un año. Ahora vive en el pueblo y tiene un trato con la bruja: ella le enseñará todo lo que pueda si el continúa su legado como un protector, en Dos inviernos si es posible.

Conflicto Interno: En secreto, se siente insuficiente sin importar el contexto.
Tiende a esconder sus debilidades, miedos y culpas; también suele culparse en cualquier escenario.
Se obliga a “arreglar las cosas” o a “hacerlo bien”; no sabe rendirse pero ningún logro mejora su opinión de sí mismo.

Conflicto externo: En principio desconfía de todo y todos. Una vez que alguien se gana su confianza, confía ciegamente (eso deja espacio para defraudarlo una sola vez, una oportunidad invaluable para quien quiere hacer daño... pero no hablemos de eso).



Notas:

  • Tiene más poder del que puede controlar
      

Desafío 52 Versiones: Febrero (Personajes 6 - 9)



¡Hola de nuevo, escritores!
¿Listos para la siguiente lista de personajes por descubrir?

#6. Su tema musical es Ministry of Magic - "Don't Leave"Podría decirse que suena cada vez que entra a una habitación (o cada vez que sale, por la referencia). Pero no tienen que limitarse a eso si tienen algo más en mente.

#7. El sanador. Ya sea el alma o el cuerpo, por casualidad o por vocación, en un proceso largo o varios eventos separados; esté personaje ayuda a “sanar” a uno o más personajes, prácticamente a diario.

#8. El talento inesperado. No importa el talento, no importa porque es tan raro que su personaje lo tenga. Ni siquiera importa si esa habilidad lo define o es sólo un pasatiempo.

#9. Su libro favorito es... . Ustedes decidan. Puede ser el que les gusta, o uno que no. Pero tienen que conocerlo, porque su personaje va a citarlo seguido para justificar sus acciones.


Personajes (disparadores) anteriores:
Enero
#1. Protagonista muerto(a)
#2. Experto(a) fuera de su zona de confort
#3. Prejuicioso(a) con poder
#4. Alguien siente mucho frío, pero no puede usar abrigo
#5. Inspírarse en esta imagen, tomada de https://pixabay.com/

[Microrelato] Preguntas sin pronunciar

Nunca entendió por que alguien querría un tatuaje. Una marca permanente que además del dolor físico de su creación, amenazaba con traer dolor emocional en cualquier momento.

El nombre de su “verdadero y único amor” se burlaría de ellos cada maldito día después del inevitable rompimiento. El logo de su banda favorita los haría preguntarse a dónde había ido esa persona prometedora que habían sido de jóvenes.

¿Qué los grabados en la piel habían sido usados para deshumanizar a las personas? ¿Para clasificarlas? No le quedaba claro como funcionaban los rebeldes modernos, tan desesperados por ser independientes y únicos y originales, como por ser catalogados y marcados para siempre como elementos sin nombre.

Por supuesto que había tatuajes muy bonitos, verdaderas obras de arte. Pero ¿cómo sabían cuál era el mas hermoso? Podrían cubrir cada centímetro de piel y aún así se toparían tarde o temprano con el horror de que la pieza perfecta para ellos aparecía demasiado tarde.

Muchas imágenes bellas se convertían en adefesios en las manos equivocadas o por causa de las arrugas y los kilos que se les unían con el paso de los años. El cuerpo humano era un lienzo muy difícil de mantener.

De verdad, ¿por qué seguían viniendo, con sus desafíos, sus amores, sus recuerdos y sus gustos más dulces o retorcidos? No se los preguntaba, porque le preocupaba que se dieran cuenta de que no había respuesta. !Amaba los tatuajes con locura! Desde la idea hasta el resultado final, especialmente cada segundo que pasaba haciéndolos. ¿Que sería de ella si los lienzos dejaban de quererlos?

Mejor recibía su bendición sin preguntas y atendía otro cliente.

Inspirado por la "frase inicial" del
  Write on Wednesday de la semana pasada.

 

Mis otros blogs (ahora en silencio)

Diario Poético Copyright © 2011 | Tema diseñado por: compartidisimo | Con la tecnología de: Blogger